GESTIÓN DE LA IGLESIA EN CÉLULAS

Publicado en 07/05/19

Ampliar su ministerio significa encarar nuevos desafíos. Si la administración de su Iglesia se está haciendo de manera organizada, la tendencia natural es el crecimiento. Pero cuando se habla de crecimiento cuantitativo, no se puede perder de vista que la Iglesia necesita mantener la calidad de acompañamiento de sus congregados. En ese sentido, la organización en Pequeños Grupos ayuda a su iglesia a acercarse a sus miembros.

¿Qué es una célula?

La Biblia compara la Iglesia al cuerpo humano, ya que se organiza a partir de sistemas, que se componen de órganos, que son un conjunto de tejidos, que están formados por células. Es decir, la célula es la base de la totalidad organismo. Así es en la Iglesia: la célula es lo que se llama base de la Comunidad Cristiana. Cada célula está formada por un grupo de cinco a diez personas.

Funciones de una celda

La amistad y la comunión: la Iglesia a través de su sistema de células crea oportunidades para la comunión de sus miembros y la solidificación de amistades sanas. La célula hace a las personas más cercanas unas de otras produciendo lazos afectivos significativos.

Informalidad: La práctica religiosa en entornos informales motiva a las personas a ser más abiertos al Espíritu de comunión y aceptación, lo cual no sería posible en una reunión más amplia.

Soporte de Usuarios: La célula debe ser un espacio de escucha y aceptación de los sufrimientos y las necesidades de cada miembro. Es el lugar ideal para percibir a los hermanos que están necesitando apoyo, carentes de amor y de oración.

Pastoreo: No se puede pastor de una iglesia grande realizar un seguimiento individual de cada miembro de la iglesia que crece. Por eso, la célula cumple una función fundamental de orientar a los miembros y mantenerlos junto al rebaño.

La formación de líderes: en el entorno móvil hay un gran crecimiento personal y espiritual, por lo que es un lugar ideal para la formación de nuevos líderes a través del cual se discipuladas personas.

Evangelismo y la expansión: la Iglesia de la unidad principal para la evangelización debe ser la célula. Cada miembro es animado a invitar siempre a nuevas personas a conocer la palabra de Jesús en las reuniones familiares. Tan pronto como la célula crece, que ya se dividirá para formar una nueva.

Sistema de gestión de células

La organización familiar extiende los límites de crecimiento de la Iglesia más allá de la capacidad de su edificio y de sus horarios normales de funcionamiento. Este crecimiento a través de la multiplicación de células genera un desafío para que el Pastor organice su Discipulado. Por lo tanto, una herramienta de gestión de miembros es esencial para la correcta administración   de su rebaño. A través de esta herramienta   los Líderes de Células podrán acompañar el desarrollo paso a paso de sus miembros, convocándolo para los eventos, comunicándose de forma eficiente y gratuita, dando la presencia de las reuniones y registrando sus contribuciones. Para el Pastor la herramienta proporciona una visión global del crecimiento y multiplicación de sus células, permitiendo que él dirija cuál es el mejor camino para la expansión de su ministerio.

¿Desea utilizar esta herramienta para administrar mejor sus miembros y las celdas? En contacto con el equipo ofrecen y cómo.