IGLESIA EN CÉLULAS: CÓMO EJERCER EL LIDERAZGO DE UN PEQUEÑO GRUPO

Publicado en 07/05/19

La Iglesia en célula es un tipo de organización que permite que la Iglesia pueda crecer sin perder el contacto con cada Miembro para mantener la comunión con cada uno. A medida que una Iglesia va creciendo la tendencia de una Iglesia en organización tradicional es hablar con las multitudes, los cultos son momentos de enviar mensajes a todas las personas de manera amplia y generalizada, pero la organización celular es un medio para el crecimiento individual rápido, la integración. La célula es una forma de entender la individualidad y transmitir las enseñanzas y el apoyo que cada miembro necesita.

¿Quiere conocer más sobre la gestión de la iglesia en las células? Leer nuestro artículo: Gestión de la Iglesia en Células

Lo que es ser un Líder de Célula

Un líder de célula necesita ser una persona que tenga la sensibilidad de conocer la necesidad y la etapa que cada miembro está en su camino hacia Cristo. Esta es una gran responsabilidad que implica dirigir a los Miembros para alcanzar rápidamente esa transformación de vida, ya sea a través de orientaciones, oraciones o de una simple visita.

Cuáles son las cualidades de un Líder de Célula

Ser una persona organizada

Aunque la célula sea pequeña, el Líder debe ser organizado en sus tareas cotidianas. Debe tener en mente lo que él quiere para su célula para los próximos seis meses y organizar una agenda de la programación de la célula, organizar sus horarios y tener un registro con todos los contactos de sus Discipulados.

Si se mantenerse actualizado

Conocer las enseñanzas de Jesús a fondo es una tarea que todos los cristianos que desean crecer espiritualmente deben cumplir. Los Líderes de Células deben buscar más que eso. Deben conocer profundamente sobre la realidad que estamos viviendo para poder orientar a sus Discípulos sobre cómo actuar en esa sociedad actual de acuerdo con el ejemplo de Cristo. Una manera de mantenerse actualizado es siempre leer periódicos, libros y blogs.

Ser ejemplo

Un Líder es la persona que vive lo que él predica. Nada enseña más que el ejemplo, por lo tanto, esté siempre atento a su comportamiento, posturas, pensamientos y habla. Sea el primero a notar cuando su comportamiento no está reflejando el ejemplo de Cristo y corrija eso. Es imprescindible que el Líder tenga coherencia entre lo que él predica y lo que él practica, sin eso es imposible ejercer un liderazgo verdadero.

Tener humildad

El Líder debe reflejar la humildad de Jesús y aprender siempre con su grupo. Acepta sugerencias y críticas de manera positiva y no busca siempre aparentar saber todo y siempre tener razón. La humildad es la mayor calidad de los grandes líderes de la humanidad.

Se comunica de manera eficiente

Vea cuál es la mejor forma de comunicarse con cada miembro de su célula. Hoy la tendencia es que la comunicación sea hecha por celular, por lo tanto, elija una aplicación para enviar los mensajes, recordatorios de reuniones y peticiones de oración. Además, el Líder debe hablar de manera clara con su Discipulado y emanar amor en cada palabra.

Conocer las tecnologías para las Iglesias

Una de las maneras de hacer crecer su célula es conocer y utilizar las herramientas disponibles para registrar la información sobre la presencia de sus Discipulados en las reuniones, registrar las donaciones y tener una comunicación eficiente.

Conozca los recursos que una aplicación de su Iglesia puede ofrecer: https://blog.sistemaprover.com/2017/12/05/conexión-los-recursos-que-um-aplicativo-de-sua-iglesia-pode- oferta /

Te gustó este contenido? Deja tu opinión aquí en los comentarios y sugerencias para nuevos temas.

Ayude a otras personas de su Iglesia a aprender un poco más sobre el liderazgo: compartirlo en sus redes sociales.